100 fangs

S01E04 - Pigs and Diamonds

Ian McWim

Me levanto como otra noche cualquiera, pero no es otra noche cualquiera, he dejado a dos vampiros en algo llamado letargo y al parecer se levantaran en una semana o así, definitivamente lo nuestro es escapar de la muerte. Recibo una llamada de David Crist, está preocupado por el que dejamos medio muerto pero que vio demasiado y hablamos sobre la posibilidad de matarle, también está preocupado por nuestro compañero en letargo.

Días después vamos al refugio de Michael White, allí me entero de que David ha comprado un cerdo, con bastantes problemas por eso de ser un vampiro, el cerdo está en un estado lamentable al borde del shock, parece que los animales ven mejor que los humanos a través de nuestra mascara y que nos ven como realmente somos. Davis introduce el cerdo al estilo Parque Jurásico en el contenedor de Michael, mientras Bobby y yo miramos divertidos el espectáculo. Parece que Michael no despierta, por lo que David desesperado mata al cerdo echando la sangre por encima de Michael sin éxito.

El señor Shepherd llama a David para encasquetarle a Isabel, genial, lo que faltaba pal duro, encima Isabel le recrimina a David nuestra actuación cuando fuimos a buscarla, alguien está pidiendo a voces un letargo. Finalmente se calman un poco e incluso Isabel se muestra dispuesta a ayudar a David buscando un mecánico ilegal, un tal Ruedas, para arreglar los disparos en el coche sin hacer preguntas.

Finalmente Michael despierta y el hambre que tiene es tan grande que ni siquiera estoy seguro de que entienda lo que le digo así que se va en busca de una víctima y yo le sigo para ayudarle si lo necesita. Finalmente asalta a un jugador de baloncesto, un tío fuerte pero está claro que la desesperación de Michael es más fuerte, incapaz de contenerse se bebe hasta la última gota de ese desgraciado, esta horrorizado por el asesinato que acaba de cometer así que me acerco para ayudarle, nos deshacemos del cadáver y le hago salir de allí rápidamente.

Cuando volvemos nos enteramos de que se ha armado una buena por el otro lado, al parecer cuando Isabel vio al “bueno” de Bobby la bestia de su interior salto como cuando nos conoció, está claro que hay gente que no nace para ser vampiro, Bobby en un primer intento huye de Isabel para evitar el conflicto pero esta le pilla y se enzarzan en un brutal combate cuerpo a cuerpo, Bobby utiliza su cuchillo y casi corta la cabeza a Isabel que entra de nuevo en letargo.

David se lleva a Isabel a su casa y se encarga de darla de beber sangre con un vaso y observa cómo sus heridas se van cerrando lentamente. Mientras yo recibo una llamada de de una mujer que se hace llamar Megan Dietrich, al parecer era la dueña del cuadro que recuperamos y quiere darnos las gracias por recuperarlo y nos invita a todos a ir a su mansión. Descofiado que es uno llamo al señor Shepherd para asegurarme, la respuesta es clara y concisa: “Ve”.

Vamos todos menos David que se queda cuidando de Isabel incluso después de su charla con Shepherd. La mansión es bastante moderna es su decoración, decorada con buen gusto y está claro que con más dinero del que yo puedo imaginar aun así el lugar me da mala espina aunque no puedo determinar el porqué. Nos ofrecen tomar algo y mis compañeros dicen que no, yo recuerdos las palabras de Shepherd y pido un café. Nos hacen pasar por un pasillo secreto en el que vemos múltiples cuadros al parecer holandeses para llegar finalmente a un despacho con una impresionante mesa de caoba muy elaborada y detrás de ella el cuadro de la Traición al Cesar. Mantenemos una conversación, en algunos momentos un poco tensa, con ella en la que descubrimos como las casas han luchado entre ellas y algunas se han destruido y creado hasta llegar a las actuales cinco casas que han encontrado la estabilidad en el Trust. Ella estuvo presente cuando entregamos el cuadro así como el resto de la cúpula, Axel Nagel, por él era toda la oscuridad y demás de la reunión, le gusta la teatralidad, Augusto de Medici, Javier Vasco y Joan Darcy.

Por último nos invita a probar una sangre de gran calidad, al parecer tienen familias a las que “cultivan” específicamente para dar una sangre exquisita, en este caso la familia Andionani, soy el único que la prueba y la verdad es que está deliciosa, pero incluso a mi me parece siniestro cultivar humanos. Antes de irnos paso por el baño, ese café necesitaba salir ya de mi cuerpo. De esta manera nos alejamos de esa gran mansión con un aviso de tener cuidado especialmente de uno de los jefes de la casas, de Augusto de Medici.

Ian McWin

Comments

greatkithain greatkithain

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.